Reflexiones

Paradas, trenes y senderos

Puede que con demasiada insistencia se nos hayan inculcado esa tradicional forma de concebir las paradas, trenes o senderos que se abren en nuestro recorrido de vida.

«No pierdas el tren»

«Es el último tren»

«Aprovecha la última parada»

«No te desvies del camino/sendero»

Parece que nos hemos topado con el refranero popular por el camino. Pero, ya sabemos que «Las prisas no llevan a ninguna parte».

En la larga tarea de encontrar(nos) como asocación decidimos, en un momento del recorrido frenarnos, mirar otros caminos, cpntinuar a la siguiente parada, dejar que pasara el tren. Al fin y al cabo estábamos (estamos), aprehendiendonos, capturando las palabras, miradas, silencios y momentos de cada encuentro.

De forma efervescente, casi cono esa espuma que adquiere volumen con cada gota de agua, el grupo crecía. Más personas, en lugares cada vez más alejados nos impuso el primer reto de repensar canales de comunicación…

En realidad, pronto aprendimos que los canales, las herramientas no presentaban mayor problema. El problema estaba en cada una de las personas que nos encontrábamos. No se trataba de innovar en los canales, sino de repensar las formas en las que nos escuchábamos, nos encontrábamos y nos respetábamos.

Los caminos no están exentos de precipicios, concertinas y océanos. En nuestras sociedades de conexión perpetua y precariedad eterna, nuestras ganas de crecer en comunidad no quedan fuera de las presiones económicas, del perverso juego del tiempo sin tiempo.

Tiempo para pararnos apensar

En el camino nos dejaron, solo por el momento, compañeras que no desconectaron, pero tuvieron (tienen) que buscar el sustento vital, el cuidado de sí, que les permita sentirse parte del proyecto.

Los miedos continuan presentes a cada paso. Siete inconscientes, con ojos bien abiertos, siguen en el camino, sin olvidar cada aportación.

Intentamos abrir formas para encontrarnos y que nos sigáis encontrando. Nuestro tren no es lineal, no tiene camino determinado y siempre está dispuesto a volver a vuestra parada.

No tenemos un claro lugar donde llegar, pero compartimos los principios que nos hacen construirnos con cada paso que damos.

CuidArte empieza a caminar y no vais a dejar de tener noticias frescas de nuestras andanzas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s